Sabado Spartan

Qué desgracia es para el hombre envejecer sin nunca ver la belleza y fuerza de la que su cuerpo es capaz”  – Socrates

Son las 5 a.m. de Sábado y ya estoy desayunando. Se supone que este día, junto con el Domingo, son los días en los que puedo dormir un poco más tarde pues no hay trabajo. Sin embargo, aquí estoy preparando un desayuno balanceado de carbohidratos, proteína y grasa, sin azúcar, para tener la mayor energía posible, en unas horas la voy a necesitar.

spartan1
A eso de las 5:30 salgo de mi casa y voy a buscar a los otros miembros de mi equipo, los que viajarán conmigo. Una vez que paso por todos estamos ya listos, vamos entonces al punto de reunión, ahí estarán esperando los demás. Poco antes de las 7:00 am tomamos rumbo a nuestro destino, nos esperan 3 horas de camino antes de la gran carrera. No vamos a improvisar, hemos practicado para esto. Después de 3 horas de camino, un par de descansos y mucha plática, llegamos a nuestro destino; el plazo se ha cumplido, vamos a correr un Spartan Sprint.

spartan2

 

Para mí, y para muchos de los 22 del grupo, esta será nuestra primera experiencia; sin embargo, los compañeros que ya han corrido en estas carreras se encargan de guiarnos por los pasos necesarios a realizar antes de correr. La organización es impecable, a la llegada logramos ver algunos obstáculos y se ven imponentes, pero sin duda lo que más me impresionó es la cantidad de personas que se alistan para correr la carrera.

spartan3
Poco antes de las 12:30, hora que sale nuestro heat, empezamos con un poco de estiramiento y nos vamos acercando al punto de partida. La adrenalina está al máximo, seguimos calentando y estirando, ya estamos listos para empezar. Gritamos tres ¡Arooos! y empezamos a correr. 4.8 millas de recorrido y alrededor de 20 obstáculos enfrente de nosotros.

spartan4
El clima no está mal, el sol es intenso mas no insoportable; conforme avanzas, los obstáculos van incrementando en complejidad. De igual modo los tramos de corrida se ponen más difíciles, arena, veredas, subidas. Los primeros metros no piensas, la adrenalina no te deja, simplemente corres, brincas, esquivas.

spartan9
Sigues moviéndote, la adrenalina baja y empiezas también a pensar ¿cuánto falta?, ¿qué obstáculo sigue? y esperas que alguna lesión o calambre no aparezca y te impida terminar.

Veo el letrero de 3 millas recorridas, poco más de la mitad de la carrera. Todavía falta mucho, estoy cansado, la prueba en donde cargas un bote con piedras parece no tener fin. Pero no hay vuelta atrás, hay que seguir adelante y terminar.

spartan6a

4 millas, ya estoy por terminar, siento que un calambre está a punto de surgir en mi pantorrilla derecha, los tenis y la ropa enlodados pesan, pero la meta esta cerca, tengo que llegar.

spartan7
Cuento con la ayuda de mi equipo para librar los últimos obstáculos, de igual forma ayudo a mis amigos a librarlos. Con lodo, sudor, raspones y mucha fuerza de voluntad termino mi primer Spartan. La sensación es dulce, mucho esfuerzo se ve ahora recompensado. No gané ningún premio, no fui el más rápido en mi categoría, no fui el más rápido en mi equipo, sin embargo la sensación de victoria al final es indescriptible. Ahora de regreso a casa, si bien nos va para media noche estaremos de vuelta.

spartan7a
Alguna vez me preguntaron cual era la finalidad de hacer una carrera Spartan y no supe que contestar. Tener que levantarse a las 5 am, viajar, esforzarse por 4.8 millas, viajar de regreso y todavía tener que pagar más de 100 dólares, ¡¿en Sábado!? Debemos estar locos, ¿o no?

spartan9c
Entonces, ¿porqué lo hicimos, cual es la finalidad? Para mí, es demostrarme a mi mismo de qué soy capaz, a nadie más sino a mí mismo.

Espero que los otros 21 hayan disfrutado como yo esta experiencia; deseo que el año entrante no seamos 22, que seamos 35, 45…
spartan10
Aroo Spartans

spartan5

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *